La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Paseo con Ballenas, BCS

Por: Los Cabos Journal


 Visitamos el complejo lagunar de Bahía Magdalena con el propósito de hacer contacto con la ballena gris...


El encuentro con la ballena gris en la bahía de Magdalena, Baja California Sur, es en aguas cálidas y muy saladas, como en pocos lugares de la tierra. Aquí inicia la visita distinguida que resulta una cita imperdible. La visita a las ballenas, para los que tenemos la fortuna de vivir en Baja California Sur, también puede ser terrestre y en lancha. Nadie puede perdérselo. Es domingo y nos saludan los delfines, lobos de mar y elefantes marinos que reciben a las ballenas y a nosotros también, ¡cual anfitriones de su estancia¡. El guía, muy simpático, también nos recibe, al igual que el viento frío, así que a comprar café y un suéter, y dejar el bronceador y el traje de baño para otro día... es el cambio climático. El paisaje de dunas blancas, cielo azul con nubes como de dulce de feria, y de pronto... los delfines juguetones en medio de un helado frío, pero en esta ocasión no son los protagonistas; hoy es el día de las ballenas. Y ahí está la primera... ya no existe nada más. Tenía tiempo que ansiaba llegar ¡a tiempo! Siempre esto o aquello, pero este domingo me pregunté: ¿cómo es posible que venga tanto turismo de todo el mundo sólo a reunirse con la naturaleza, y yo que, siendo mexicana y viviendo en Los Cabos no hiciera mi mayor esfuerzo, por estar ahí, puntual? Sentí vergüenza y decidí no faltar nunca más. Porque con ellas hay que ser puntuales, sólo de diciembre a abril, si acaso, porque a veces, se van antes, en su andanza hacia el Polo Norte, lo que se llama círculo antártico, y ahora, con el cambio climático, han variado en su llegada, y esto ha alarmado a los expertos en el tema, que creen que descendió en los últimos tres años el número de visitantes, y con ello la vida. Su larga travesía de entre diez y dieciséis mil kilómetros desde Alaska, nos distingue, porque la ballena gris es mexicana por elección propia. Nos demuestra la sabiduría de la naturaleza, que debemos respetar, y de que las ballenas están hechas de grandeza, de sangre caliente, de esfuerzo por llegar; y ahí me pregunto si ¿los del norte, los que llegan aquí, y los que van de migrantes más allá están hechos de lo mismo: de buscar lo mejor, aunque en el trayecto... se la rompan? Así es... muchas mueren, sobre todo de regreso, muchos ballenatos no aprenden lo suficiente, no aguantan la presión, son pequeños inexpertos frente a los depredadores y mueren. Ellas, las ballenas deciden, misteriosamente, tener el romance en agua cálida y familiar, y después de 12 ó 13 meses regresan al lugar de la cita, a Baja California Sur, a tener a sus ballenatos, a amamantarlos, a vivir y a enseñarlos durante ese corto periodo de tres o cuatro meses a sobrevivir, porque después hacen el viaje de regreso, como siempre en grupo. Las ballenas de paso nos dan una lección de cordialidad y camaradería, de respeto por la naturaleza: salen en grupos, primero, las embarazadas, segundo las hembras listas para reproducirse, luego los machos adultos y al final los más jóvenes e inmaduros.Conocer a los mamíferos que pasan la mayor parte de su vida viajando es una experiencia inolvidable, donde el acercarse y tocar con un poco de suerte a una ballena es una posibilidad privilegiada, o verlas disfrutar de un jugueteo suave, amigable, dulce y sensual sobre el mar, al lado de sus ballenatos es como un sueño; verlas saltar en el mar aún con sus 12 ó 15 metros y hacerse acompañar de delfines cariñosos, que disfrutan su calor, protección y ¡hasta su leche! esto es la alegría de vivir.

controls_prev
controls_toggle
controls_next
info_toggle
playlist_toggle
a