La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Bonampak. El reino del Jaguar

Por: Sandra Ricco



Bonampak se mantuvo oculta entre ceibas centenarias  hasta que José Chambor, nativo maya - lacandón, explorando se la encontró.

Los expertos aseguran que este templo gran mural  es nuestra capilla sixtina con esplendor en el año 600 D.C.

Entonces… ¿Miguel Ángel Italiano donde se inspiró? ¿es coincidencia?

El calor, la humedad del verano nos hace admirar aún más a los antiguos aldeanos de Ocosingo.

Estamos en una ciudad maya en el corazón de la selva lacandona, en Chiapas, México.

Su espesa vegetación siempre verde en el valle del río Lacanjá nos hace suspirar porque en la ciudad es difícil respirar.

Esta acrópolis fue construida alrededor del año 250 y revela la magestuosidad y esplendor maya, civilización que ocupó un extenso territorio que comprendía desde la península Maya hasta Centroamérica, o  Mesoamérica. Una herencia compleja.

Esta es una ciudadela que se lanzó a la fama internacional cuando un explorador suizo de apellido Frey cazó un jaguar y creyó que era un descubridor.

¡Que dulce!

El Jaguar está presente en la cosmovisión de este espacio, considerado entre los mayas un intermediario entre los vivos y los muertos.

La montaña de la selva lacandona tiene como embajador y símbolo al jaguar, una deidad en Chiapas, algo demostrado en diversos elementos distintivos arqueológicos como los varios adoratorios que muestran su rostro, monumentos labrados en canteras locales, arquitectura ancestral en un ambiente espacial naturalista.

El templo de Bonampak  nos muestra el mural de las pinturas con una estructura de más de 40 metros dividido en sus tres recintos.

Cada puerta fue decorada con relieves  con elementos que representan las batallas en guerra, nos describe también la alianza entre los señores o príncipes de Bonampak y Yaxchilán. De nobles y sacerdotes ataviados en ropas de algodón claras  sujetadas por bandas en la cintura tejidas en hilares.

Lo anterior nos da una idea del rango social que representaban, nada estaba al azar, todo es y eran símbolos.

Las representaciones de música que siempre han acompañado a la cultura mexicana están aquí, en el mural, trompetas, caracoles y tambores acompañan siempre la batalla.

Tan común en nuestra cultura.

Sin duda, el pueblo de Bonampak de vocación y creación artística, de cultura y resistencia espiritual.

Coloridos murales ubicados en el edificio 1 donde destaca el color cobalto, y representaciones en los escudos del Jaguar nos demuestra claramente quiénes son los norteamericanos mexicanos.

Se dice que el dinamismo de los hombres en los murales descubiertos en Bonampak está relacionada de alguna manera en la esencia de Cacaxtla, capital del reino de Palenque descubierta en 1975. 

Los murales de la última habitación edificio representan la celebración al ganar la batalla, jubilosos danzantes con plumas coloridas y máscaras  que representan a los dioses que brindan con infusiones de maguey.

El jade, las conchas y la obsidiana son elementos icónicos de estos eventos ceremoniales que hay que apuntar, desglosar y readaptar.

Entiendo por qué tras la invasión española, destruir símbolos, ciudades sagradas y pirámides, así como rituales era asunto de vida o muerte.

Pues esa cosmogonía es y era fuente de todo poder.

Visiten el imperdible reino del Jaguar en Bonampak, Chiapas.

Vamos a navegar.

controls_prev
controls_toggle
controls_next
info_toggle
playlist_toggle
a