La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Por: Sandra Ricco 

 


Estamos en la Ciudad de México, vamos subiendo por  prolongación Paseo de la Reforma  y Vasco de Quiroga 300, hora de visitar una obra arquitectónica interesante, premiada con la mención de Honor en la V Bienal de arquitectura Mexicana.

Es el Edificio Calakmul, inspirado en el sitio arqueológico Maya, que sobre una placa de piedra cuadrada circular  se encuentra una realidad virtual tridimensional, con otras figuras geométricas  hechas de cristal…la luz que proyecta es espectacular,  la pirámide en tercera dimensión es un hallazgo adyacente, y representa la Union  de la tierra, el cielo, materia y  el espíritu.

Subamos…

Pasemos al pueblo de Santa Fé, que nada tiene que ver con cristales y abundancia, sorprende que aun con una ciudad próspera como lo es Santa Fé a lado, no logre salir de sus carencias que van de la cultura a la seguridad.

El pueblo de Santa Fé se rige por el párroco, si,  arcaico, como las antiguas poblaciones indígenas, con una mesa directiva que administra el dinero, otro extremo.

Vamos a un Oasis natural, hacia la Marquesa, conocida por sus arboles, sus enormes quesadillas, y sopa de hongos sin igual…pero hay mas.

Porque la Sierra de las cruces es el limite Suroeste del Valle de México, entramos a zona boscosa y hace algo de frío que es delicioso en estos días de calor. Cerca está un pequeño poblado, con una antigua fabrica de hilados de algodón, acertadamente ahora es un centro cultural, el edificio es del  S.XVII, donde antes corría el río Magdalena.

Ahí mismo…

La aparroquia La Magdalena tiene retablos dorados con la clásica imagen de Cristo clavado en una cruz.

Vamos mejor de excursión.

Los Dinamos son un parque natural por el que hay que pasar, antes de subir hacia el Hermoso Desierto de Los Leones, que desde niña me causo interés, pues un novio de mamá, con el que iba a casar, y de origen Japonés, corría su auto nuevo de carreras y ahí quedo. acelero y Murió.

Desierto de los Leones es un lugar único por su paisaje su pequeña autopista es preciosa y  justo, me recuerda el camino a Hakone en Japón. Arbolada y transparente, de Clima Chiapaneco y selvático.

Haremos un día de campo, Están dispuestas asadores con bancas en el camino para la convivencia sana…

La primera parada es el convento  Carmelita del Siglo XVI, enmarcado como una obra naturista  La Marquesa, fundado por el Fray  Andrés de San Miguel, hombre sabio que disfrutaba de debates sobre  astronomía. acerca del cielo  y arquitectura, así como el agua, pues en ese entonces abundaba sobre los ríos cercanos.

Esta comunidad nombro a la zona Desierto, para recordar que Jesucristo se aislaba en el desierto para meditar, y recordar a los monjes la importancia de estar en soledad.

Un placer…

Recorrer este  convento austero, limpio, de energía pura que habla de sus habitantes…recuerda el dicho de “si as paredes hablaran” .

Lugar de introspección aun rodeados de Turismo.

Estoy ahora en el huerto, con coníferas, es domingo, en este lugar reciben bendiciones adolescentes al cumplir 15 años de edad.

 Caminar entre las celdas de retiro es como un suspiro con olor a tierra mojada.

Los Carmelitas contaban con sus propias hortalizas   que los hacían autosuficientes.

Vamos ahora por los túneles… 

Divertido paseo. Se dice que  eran las catacumbas del  sitio religioso. 

Volvamos a los alrededores del convento, para situarnos en su contexto espiritual y nivel armónico, nos invitan al paseo de las Ermitas  donde acampaban los monjes durante  el adviento, y a rezar.

La ermita de la virgen de la soledad es del año 1609 y el calvario de 1613.

La cafetería es el lugar de encuentro, donde recordar que estamos en 2016 y cierran el edificio a las 6.

Volvemos.

La Capilla está en ruinas, así que si quieres conectar tendrás que hacerlo al aire libre. y no hay wifi.

Dicen los lugareños que está capilla de 1845, realmente era una fabrica clandestina de armas.

A saber.

Nos invitan a la capilla de los secretos, una verdadera tentación.  Rodeada de huertos frondosos que me llevan a la meditación, y  desde donde se escuchan murmullos quizá de los visitantes terrenales.

Estamos llegando al fin del paseo, el pozo es interesante, alfarería artesanal  ya si agua, y al  recorrer el largo camino sobre el paseo de los senderos es posible disfrutar de oxigeno montañero y ver los ciclistas sobre trerraceria en piedra de tezontle; parajes solitarios  de terrenos que hacían confrontarse a los ambiciosos locales, razón  por la cual fue llamado el lugar Desierto de los Leones.

Imperdible.