La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

Mérida. Una mirada al tiempo

Por: Sandra Ricco



Mérida, conocida por los Mayas como Ichcaanzihó que significa de cara al infinito, es la capital del Estado de Yucatán.

En la península mexicana de Yucatán coexisten tres tiempos, son estados del mundo maya: Campeche, Quintana Roo y Mérida, Yucatán.

Y, mientras camino sus andares se escucha a su pueblo que todavía habla en lengua maya ¡qué bueno! lo que nos recuerda que los orígenes no se olvidan, se cultivan.

Al fondo, un dulce sonido…un trio tocando trova, que evoca el carácter de esta tierra, fresco, luminoso y tranquilo. Amoroso.

Ruinas de las antiguas ciudades son testimonio de una de las civilizaciones más interesantes de la tierra por su simbología eterna.

Es en el Golfo de México y el mar Caribe, donde emerge esta geometría a base de piedra caliza atravesada por ríos debajo de la tierra, pozas y cavernas de agua subterránea llamadas cenotes.

Mérida, capital de Yucatán fue construida hace 450 años aproximadamente es llamada la ciudad blanca… por sus edificios coloniales de tonos claros, su romanticismo y calma.

Fue en el siglo XIX, en el auge de producción del henequén que deciden sus empresarios construir una avenida singular, es el Paseo de Montejo, trazado entre los años 1886 y 1905, fue inspirado en los Campos Elíseos de París, llamado Montejo en honor al fundador de la ciudad de Mérida, Francisco de Montejo.

El Paseo de Montejo se puede recorrer en calesa (carreta tirada por caballos) o a pie, y que es posible acceder en la plaza grande, es aquí en paseo, donde observar casonas de estilo francés habitadas en el siglo XIX por ricos hacendados y que hoy están habitadas, hechas bancos, restaurantes o comercios bien avenidos, un recorrido que motiva el apetito para experimentar los sabores peninsulares del restaurante Santa Rosa de Lima.

Sitio donde se acompañan en la mesa los papadzules con salsa de pepita con la Cochinita pibil, sopa de lima, y el dizc de venado marinado con rábano naranja y cilantro. ¡Otra opción es el faisán a las brasas en salsa de axiote, una delicia!

Por la noche la plaza grande tiene una iluminación especial y es donde se encuentra una composición arquitectónica con la catedral de San Ildefonso, El Museo de Arte Contemporáneo, así como el pasaje revolución y la casa de Montejo a descubrir.

Visitar el Museo del Mundo Maya es ambientarse fisica e intelectualmente en la historia, los origenes prehispanicos y mestizaje colonial que se integran a traves de 500 piezas, y el espectaculo de luz y sonido, performance que consta de cinco actos: La aparicion de la tierra y el mar, Los hombres y los dioses, Los antiguos Mayas, La Conquista, y la Memoria del Mundo Maya. También cuenta con exhibicion de peliculas y documentales, así como recorridos guiados por sus originales salas.

En la misma linea exploradora, ahora vamos a aventurarnos por su naturaleza de territorios inéditos para refrescar el alma y cuerpo…

A una hora de Mérida se encuentra Izamal pueblo de casas amarillas que significa “Rocío que desciende del cielo” poesía pura con ese ambiente Franciscano y austero por su convento San Antonio de Padua bello es sus formas geométricas.

Luego muy cerca de la elegante Mérida, se encuentra Valladolid que fue ciudad Virreinal donde está el ex convento de San Bernardino de Siena, el hallazgo son los cenotes que le rodean y se integran al paisaje naturalmente.

Vamos despidiéndonos.

La reserva de la biósfera de Ría Celestún se encuentra a solo 40 minutos, y es hábitat de flamencos rosados.

Los pescadores preparados ecológicamente dan paseos en lanchas para avistamiento de aves únicas en estos cielos.

Imperdible un último paseo por las haciendas que son por su belleza e historia una constante de la abundancia del Siglo XIX cuando se cultivaba el henequén, hoy estas bellas obras arquitectónicas son museos como Sotuta de Peón, la mayoría están restauradas algunos aun habitadas y otras vueltas hoteles o restaurantes como Santa Rosa de lima, o Temozón.

Alrededor de Mérida, a solo hora y media se integra la naturaleza entre Chichen Itzá y Uxmal, las zonas arqueológicas que caracterizan a la península como bastiones de la cultura prehispánica.

Es tiempo de transitar la naturaleza y orígenes con sana distancia, Mérida es una opción interesante e imperdible!