La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Japón... Geishas, Cerezos y Sauces


Foto: Seijun Suzuki



"It´s Time for Love"

Escucha esta melodía al este del Edén...



El mundo de la flor y el sauce tiene como ave emblemática a la gaviota reidora.

Es de coordenadas largas: 35´41´22N 139´41´30" E/35.68944,139.69167 y una posición Geográfica formidable de cara al mar y en mapa circular, se sitúa a la altitud de América del Norte.

Los cerezos en flor son suaves y rosados, que anuncian que llego la primavera, ahora, es el festival donde abundan las artes escénicas y las ofrendas de arroz y semillas para la buena cosecha. De las cuales guardé tres.

La Isla de Japón es una Potencia Mundial donde enseñan Calidad Total.

Tokio, como capital, es una ciudad que nos une, por su tradición ancestral y sus enormes contrastes, rituales, aromas frescos de Miyakei, inciensos, la modernidad y la resistencia de los más osados a ella, es exótica en toda la extensión de la palabra, sensual... minimal, como su jardinería.

A principios del Siglo XX los éxitos en la guerra ruso-japonesa y la primera guerra mundial permitieron a Japón expandir su imperio y fortalecer sus fuerzas armadas. Pero durante la II Guerra Mundial los conflictos terminaron con el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki en 1945. Se revisó la constitución y desde 1947 tiene un emperador y primer ministro.

La población tokiota conforma la mayor área metropolitana del mundo.

Suena la canción "(Tapping) The Source"

Sobrevive el mar de Japón que tiene como vecinos a China, Corea del Norte, Corea del Sur y Rusia.

En Japón estado insular de Asia Oriental, existen unos distritos llamados Karyukai que están dedicados al disfrute de los placeres estéticos, y es algo serio, en estas comunidades viven y trabajan las geishas.

Japón: El origen del sol es su significado. Un archipiélago de 6852 islas.

Un mundo ritual, donde el baile de la seguridad, es un elemento esencial de sus políticas sagradas.

Ellas, las geishas, dan vida a los eventos de los cerezos y banquetes diplomáticos, donde hasta Isabel de Inglaterra y su Duque, han disfrutado de sus delicias...

Es en este mes de abril, cuando el festival "Miyako Odori" se reproduce por toda la ciudad.

Por el camino del té, me conducen a aprender y disfrutar la tradición de la ceremonia más sublime de Japón.

Un intrincado ritual de formas fijas como una agradable forma de descansar de la vida y que utiliza objetos artesanales locales, cual obras de arte creadas con máximo esmero para la ocasión perfecta.

Servir en la taza del té implica una serie de movimientos llenos de símbolos... Nada queda al azar.

"La Rue"

Vivir de vuelta al Distrito de Gion Kobu...

Cuenta Masko que -algunas veces- siente como la mayoría, que todos son tus rivales... por el alto nivel de competitividad. Sí, las geishas son exigentes en su productividad y preparación para entretener a los altos mandos y gobernarlos, como su comadre China.

Fue a principios de 1970 cuando Japón empezó a emerger como una gran potencia en el escenario económico Internacional, y una representación de la cultura japonesa es el arte que ejercen sus danzantes, vestidos con Kimomos de Seda y bordados Naturales, ellas, bordan sus tocados y ejercen el don del entusiasmo.

Dicen las Mineko que un dicho popular reza "El samurái no se amilana ante nada, ni siquiera cuando tiene hambre, el honor está por encima de todo", algo que su primer ministro -entre otros- debiera memorizar.

"Expo in Tokio"

Aún queda el Festival de Gion, imperdible, que ocurre en verano, tan surreal como los ritos mexicanos, porque es su peregrinaje silencioso, una ceremonia como una tradición milenaria, con lenguaje sintoísta y donde el 17 de julio se convoca a los dioses locales para que acudan a las sagradas ofrendas o "omikosi" cuando se cargan el cuerpo de energía, aunque sea solar.

La tradición indica que se debe hacer peregrinaje durante tres años seguidos, para que se escuchen tus plegarias hasta el cielo, sin alzar la vista del suelo y sin platicarlo a nadie.

Porque la discreción y sencillez es una máxima nipona. Y la tolerancia 0 también.

Que la sociedad global empieza a ejercer...

Vamos a Gion Kobu donde ellas no tienen memoria, cual juego de damas y chinas.

Gion, el Distrito Japonés, encumbrado cual templo de Asakusa pero del placer, donde se reciben visitas de estado y se realizan misiones sagradas, donde y cuando las Geishas, las mujeres protagonistas, se preparan para agradar a la diplomacia, recibiendo regalos costosos, y donde dicen, que el presidente Ford entre -otros- asistía a beber Sake, programado como un Robot Nipón, que platicaba de cultura geopolítica y amor.