La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Salamanca España

Por: Sandra Ricco




 

Los valores de la España que conocí se revuelven en mis pensamientos luego de las noticias sobre Cataluña Libertaria. El libro de ajedrez más antiguo del mundo yace aquí… y su repetición de amores.

Me ubico en Salamanca. Entre campanadas joviales y vibrantes que me avisan cuando la cátedra terminó, renace Salamanca cada inicio de curso. Alrededor de las escuelas y patios, donde pasan las horas de Salamanca.

Al caminar dentro de una galería de cantera, uno se siente pequeño, acaso un personaje de obra Celestinesca que sólo Dios puede ver.

Parece escuchar a lo lejos la música del cantaor Farina o la de Ángel Carril… imperdible.

Reza la frase de “El Estudiante”: “La famosa Salamanca, insigne entre armas y letras, patria de ilustres varones (mujeres y niñ@s digo yo), noble archivo de las ciencias…”, y la historia luego de la guerra civil española.

Lírica y música será el “sound track” que se llevará en su memoria; los estudiantes extranjeros son como souvenir de una cultura nacida de antes un reino glorioso, opulento y generoso, que alojaba desde del medioevo lo mismo a nobles que a empobrecidos, con la única visa que el deseo de superarse a sí mismos… a sus miedos devenidos por la ignorancia a vencer.

Celestina, porque fue esta obra del bachiller Fernando de Rojas, la que celebra la época de esplendor de Salamanca y España, mismo esplendor intelectual que se niega a desfallecer.

Salamanca vive en cuerpo y alma por la vena de sus estudiantes que recorren sin descanso esta obra maestra de la arquitectura medieval, que incluye la cueva demonial.

La Casa de las Conchas, fuente se saber y la Plaza Mayor, sitio de abolengo y de encuentro. Su escudo carmesí donde la pluma y la natura conviven con la corona, dice mucho de sí.

Presentaciones, visitas de autores consagrados y tertulias de libros y realidades, como el otro día con Luis García Montero, preocupado y ocupado en aportar arte al debate de su patria, charlas que invitan a ser —¿por qué no?— el Hollywood literario de la España intelectual más prometedora, que se niega a caer en la miseria ideológica, económica y por tanto espiritual.

Porque Salamanca ha albergado recientemente a Adrién Brody para el filme de “Manolete”, con Penélope Cruz sólo como anfitriona, por ejemplo. Pero fue Buñuel quien aun siendo exiliado en México filmó “Tierra sin Pan”, naciendo así la generación del nuevo cine español.

Incluida en la Ruta Camino de la Lengua Castellana; la Universidad más prestigiada y antigua de España nacida en 1218 la convierte en la más visitada por literatos, porque la literatura y Salamanca están unidos.

La Salamanca, conocida antiguamente (según mi papá) en Italia como la Roma Castellana y en mi imaginario como La Sorbona española, antes de llegar. La Atenas Castellana en el siglo XIII; Alfonso X “El Sabio”, en 1254 elevó su rango cultural siendo la primera en ostentar en Europa el título de universidad.

Fue el religioso Pío XII quien crea la Universidad Pontificia, escuela de teología, privada en la actualidad… una lástima.

Con el auge del Reino Castellano, la literatura comienza una época de esplendor, conocido como el siglo de oro de la lengua española, su célebre Gramática.

Porque Salamanca dio a la primera mujer universitaria del mundo, “La Latina”, Beatriz Galindo y la primera mujer profesora de Universidad, Lucía de Medrano… ¿Quién inspiro a Serrat?, quizá.

Colón se refugió en el Convento de San Esteban con apoyo de Los Dominicos; Hernán Cortés estudió en el claustro, en la Universidad Pontificia antes de partir a la conquista del imperio azteca.

Fue la Escuela de Salamanca la que crea el documento y plan en la defensa de los indígenas del nuevo mundo, a la cabeza de Francisco de Vitoria, reformulando el concepto del derecho natural y con ello renovó la teología, sentando las bases del derecho de la gente, el derecho internacional y la economía moderna.

En 1809, Salamanca fue ocupada por Francia hasta 1812, donde vencieron los ejércitos aliados bajo el mando de Wellinton.

Aquí se hizo la primera traducción parcial de la biblia al español, hecha por Fray Luis de León. La estancia de Miguel de Cervantes Saavedra, alumno escucha de esta universidad, que llama a la “Cueva de Salamanca” o en Don Quijote de La Mancha, en el que menciona a Salamanca. Inspiración de Miguel Unamuno, novelista y poeta que dejó su obra y espíritu por toda la ciudad, que le venera como si su padre fuera.

Es el café Novelty, albergue de escritores, café nostálgico que extraña la alegría bohemia del escritor que cree en un país justo, en su publicar seguro… Además, existen mitos como la cueva de Salamanca, donde se decía que el demonio daba clases a siete estudiantes.

Situada en la comunidad de Castilla y León, junto al Río Tormes, Salamanca abriga a la Universidad más antigua de España y se dice de toda Europa, creada en 1218, convirtiéndose en una de las más prestigiadas del Occidente. Su lema dice mucho de lo que lleva: “Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta”.

La Salamanca de Unamuno, a quien celebran año con año, pues su obra quedó por toda la ciudad, en sus cafés de la plaza mayor.

Cristóbal Colón se preparó aquí en estrategia y letras antes de partir a América, dicen lo salamantinos privilegiados en su hogar museo.

Y Miguel de Cervantes Saavedra escribió: “Salamanca que hechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado”, en “El Licenciado Vidriera”.

Importante patrimonio arquitectónico. Sus catedrales compiten con las del Roma. En 1988 es declarada “Ciudad Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO. Sus las escuelas Mayores rodeadas de patios que atraen al turismo internacional dan sustento de la ciudad tanto como su academia como el importante Centro de Investigación del Cáncer o el Centro de Investigación del Agua (CIDTA). Referente mundial de la enseñanza del español. Dicen que la Virgen de la Vega y su patrono San Juan de Sahún aún son sus embajadores espirituales como parte de la historia universal de esta región que huele a carbón de chimenea, a juventud intelecta… germen de sabiduría y futuro de Castilla, deseos que escribiré en la siguiente entrega.