La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

Las causas del bajo rendimiento escolar casi siempre son emocionales y no intelectuales

El bajo rendimiento escolar es una de las causas principales por las cuales los niños acuden para tomar algún tratamiento psicológico (ocho de cada 10), pero paradójicamente nueve de cada 10 no presenta ningún problema intelectual ni cognitivo, es decir que las causas de su mal desempeño escolar son estrictamente emocionales: "La gran mayoría no padece el Trastorno de Déficit de Atención (TDA), ni Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) o peor aún, fueron mal diagnosticados con estas enfermedades. Muchos de ellos poseen un coeficiente intelectual promedio e incluso algunos son muy inteligentes. Entonces el bajo rendimiento escolar se presenta por situaciones derivadas de la violencia en el hogar, la sobreprotección, la baja autoestima, una mala alimentación y por estar en un sistema escolar no acorde con las aptitudes de los niños, entre otros aspectos", sostuvo la Mtra. Susana Salazar Gómora, coordinadora de CEEPI.

Por lo tanto, casi todos los niños que presentan bajas calificaciones escolares, aseguró la especialista, no deberían ser etiquetados como niños problema, TDA, malos alumnos, flojos u otros calificativos de ese tipo. En este sentido, las especialistas de CEEPI dieron a conocer en un estudio las causas primordiales del bajo rendimiento escolar:

• Situaciones físicas y alimentación. Desde mala vista hasta la alimentación basada en fuertes cantidades de azúcar y carbohidratos que los colman de energía, con lo cual no pueden concentrarse para realizar sus tareas escolares.

• Violencia familiar, directa o indirecta. Genera angustia, temores, insomnio, cuadros depresivos e incapacidad para poner atención en clase o en tareas escolares.

• Ausencia o abandono de los padres. Ya sea por exceso de trabajo o por otras razones, los niños suelen carecer de hábitos y de disciplina de estudio.

• Divorcio violento de padres. También genera múltiples temores en los niños que se reflejan en la baja de rendimiento escolar.

• Sistema escolar o colegio equivocado. Algunos menores son aptos para una formación académica de corte tradicional, más estructurado. Mientras que otros funcionan mejor en estructuras académicas más activas y artísticas, por ello no encajan en un sistema tradicional o viceversa.

• Omisión de sus padres. Es común que los padres no dominen todas las áreas académicas, y es frecuente que esas lagunas del conocimiento sean transmitidas a sus hijos: "como yo fui malo para las matemáticas es normal que tú también".

• Devaluación de las figuras de autoridad. Constantemente papá o mamá se queja de las figuras de autoridad de sus hijos, de las maestras y directivos, en consecuencia el propio niño devalúa los conocimientos que recibe.

• Sobreprotección. Existe una marcada tendencia a que los hijos no hagan el menor esfuerzo, (todo lo resuelven los papás) y esto se reflejan en sus responsabilidades académicas. Resultado: el niño no le motiva aprender.

• Bullying. Esta comprobado que los niños que son acosados escolarmente por sus compañeros e incluso por sus maestros tienen un bajo desempeño escolar.

• Inmadurez emocional. Obedece a que los niños no han desarrollado las habilidades esperadas acordes a su motivo por motivos psicológicos; por ejemplo, problemas de lecto-escritura y de lenguaje.


En cualquier caso las especialistas de CEEPI aconsejan una valoración psicológica, ya que con certeza con un tratamiento al respecto, podrán determinar la causa del mal aprovechamiento escolar y darle solución.