La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

La Paz, paisaje de la luz

Por: Sandra Ricco 

 


La ciudad de La Paz, Baja California Sur recibe a 19 grados centígrados este invierno.

Llegar a La Paz, emprendedora ciudad y capital del estado, es ir a su hermoso malecón con algunas esculturas divinas de Juan Soriano, que compartimos con pescadores contemplando los atardeceres más bellos del mundo.

El Malecón es un paseo imperdible, a partir de las 5 de la tarde se nota la llegada de familias que disfrutan de caminar, hacer bicicleta o patinar mientras esperan la partida del sol.

Los helados más deliciosos de Baja California Sur están en “La Fuente” justo enfrente de la escultura del Tiburón Ballena en el Malecón…los sabores de pistache y vainilla se funden en mis deseos de que aún continuara Navidad con esa esperanza que fluye entre los niños y los abuelos, cuidados a la vez por sus padres.

El atardecer se llena de colores del arcoíris antes de descender, luego, un tono grisáceo azulado cubre los tonos cálidos hasta que el majestuoso sol vuelve a imponerse y abre el cielo con su inmensa luz ahora teñida de naranja…que se condensa y permite la luminosidad de ese amarillo oro que se despide para dar paso a la noche…

Ese espectáculo natural, en el malecón de La Paz, es el cotidiano juego y paseo de diario… un privilegio a valorar.

Vamos…

La Catedral de Nuestra Señora de La Paz construida en la segunda mitad del siglo XIX con hermosas canteras rosas resalta el espíritu sobrio de los paceños influencia de la arquitectura misional de aire neoclásico.

Muy cerca se encuentra el Instituto Sudcaliforniano de Cultura donde se exhiben pinturas interesantes y fotografías celestiales. La librería es una sorpresa por los buenos contenidos que alberga.

A lo lejos, la playa Tecolote se antoja, pero un bello oasis de arena blanca es la playa Balandra que es por fortuna hoy protegida de depredadores humanos. Este es el camino que nos lleva a la Isla Espíritu Santo en un paseo marítimo que permite convivir con las especies marinas divinas.

La Marina Palmira es para pasear y desayunar…con su ambiente retro y marinero contrasta con la “fashion” Marina Costa Baja, ambas invitan al paseo de la introspección y son funcionales con sus historias a descubrir por sus habitantes.

Este es el punto de partida para recorrer la Península, desde Guerrero Negro para venir a La Paz... al Golfo de California profundo, rico en peces exóticos y salvaje.

Y desconectarse por unas horas del mundo, disfrutando de seres marinos, y su modo de vida, sin mayores pretensiones que subsistir y jugar, lecciones de amistad y compañerismo se observan en el recorrido, leones marinos se acompañan y comparten con las focas, las aves los observan y todo ello resguardado por la Sierra la Giganta quien pareciera estar a cargo de su resguardo.

Baja y recorre el centro, los pueblos y las isletas, no olvides el lunch o taco, o mariscos.

De vuelta, al final de la península se encuentra en Cabo San Lucas el llamado“Fin del mundo”, el fin de todos los caminos y principio de todos los deseos... donde termina la tierra y empieza la vida.

De regreso a La Paz, encontrarás un refugio cálido y familiar donde el hallazgo es su nueva gastronomía llena de energía y sabores locales con fusiones internacionales…la propuesta para descubrir y experimentar es Tres Vírgenes al horno de leña, el Steinbeck’s Al asador, en Costa Baja y Mosaico para el Buffet del domingo.

Ven… trae tu kayak, tu snorkel y tu sombrilla vamos a playa Pichilingue, y la playa El Coromuel para descifrar y seguir nuestras andanzas este 2020…

Continuará en la siguiente entrega…