La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Paseo de la Reforma

Por: Sandra Ricco



Luego de pasar a saludar en la casa del Maestro Siqueiros en Tres Picos y comer una torta muy sabrosa de machaca de la Samaritana, en la esquina. Vamos a pasear por los Campos Elíseos de la Ciudad de México.

En una ubicación de coordenadas 19'25'39, 19.4275 aproximadamente bajemos por Avenida Reforma que tiene una longitud de15 kilómetros y 9 metros de ancho fue creada por prominentes arquitectos y artistas extranjeros.

Su nombre se debe a la importancia que guarda el proceso de Reforma, como en su caso realizó Benito Juárez al ganar a Maximiliano y restaurar la República. El emperador extranjero en México mandó trazar este paseo que recorría con Carlota en una de las bellas carrozas que se exhiben en el Castillo de Chapultepec imperdible ir a ver.

Esta interesante avenida está arbolada pues aquí también se encuentra el pulmón más importante de esta ciudad: el bosque de Chapultepec con múltiples atracciones como los juegos mecánicos, tres secciones para descansar en sus jardines y comer un pan, andar en bici o en diablito.

Indispensable es pasar por la Puerta de los Leones que mandó hacer Porfirio Díaz de puritito hierro forjado y que dan al Bosque... Es hora de apreciar la salud de los animales que habitan en el zoológico y disfrutar de verlos en vivo y en directo.

Paseo de la Reforma entronca, por ejemplo, con la autopista a Toluca y Constituyentes, por un lado y con Bucareli, hasta la Glorieta de Peralvillo y Tepito, por el otro.

Cuenta con varias glorietas que se pueden disfrutar también a bordo del auto, son varios los monumentos que la adornan, como el Ángel de la Independencia, la Diana, la Palmera…Cristóbal Colón, la famosa glorieta de Cuauhtémoc y la emblemática escultura del caballito.

Interesante resulta encontrar múltiples museos, como el de Antropología e Historia, el de Arte Moderno, el Rufino Tamayo donde de paso sirven un delicioso expresso.

Caminando...

Como si el destino fuera, esta avenida ha sido reformada múltiples veces, siempre para mejorarla, supuestamente, aunque las pirámides en los camellones centrales son horripilantes.

Sin embargo... Sus exposiciones de arte como las esculturas de Leonora Carrington son excepcionales con un aire mitológico e hiper-real.

Paradójico.... porque es aquí en Paseo de la Reforma, un escenario de manifestaciones constantes con ánimo de lucha social, y también de eventos caritativos, festivales y muestras de flores en Navidad, ferias de libros y de cariño...

Porque parejas van de la mano sin más ambición que pasar su tarde en alguna de las jardineras y dejarse llevar.

Recorriendo hacia el centro y hasta el Palacio de Bellas Artes es posible llegar. Sólo ir por la derecha y girar... edificios modernos como la Torre Mayor están por aquí pero también casonas preciosas que aún se conservan de cuando la zona era solo residencial y adinerada. Mis favoritas son las de estilo barroco californiano.

Pasando por avenida Florencia estamos ya en la colonia Juárez, que data de 1850 y se dice que fue fundada por norteamericanos. Mis recuerdos de adolescencia caminando con mi padre por ésta, su colonia, a modo de clase, me recuerdan que me mostró la zona rosa que aún contaba con aire juvenil y sano, siempre con el consejo de ir con cuidado, pues además de librerías, cafés y mercado de arte, y cine también es una área de farándula, discotecas y también vida alegre....

En Hamburgo, que antes contaba con muy buenas zapaterías, se ve el deterioro de la colonia, según vecinos, la están restaurando y tratando de volver a hacerla un sitio familiar y de encuentro.

Me detengo; mi cita con Francia siempre está agendada, pasaremos a tomar un taller de fotografía, pintura y tecnología de punta con el amable Anthony en la Casa de Méliés en la calle de Havre entrada por Paseo de la Reforma lacasademelies@gmail.com imperdible...

Vamos entonces hacia la iglesia del Sagrado Corazón calentando motores antes de llegar a la obra que trajo el Vaticano... no sin antes pasar por Insurgentes y cruzar por el Museo de Cera, el museo de Aunque Usted no lo Crea de Ripley y la biblioteca Franklyn.

Pequeñísimas glorietas con cafetines y restaurantes locales se albergan alrededor de estas calles, recuerdan a la colonia Roma o amor a la inversa.

Imperdible conocer el Museo Casa de Carranza y repasar historia.

Caminando...

Sin dejar de cuidar tu bolsa, andemos para observar la glorieta de Colón que da paso a mis trabajos de antaño El Universal y Milenio Diario, a la colonia Tabacalera donde hay que pasar a almorzar a una fonda cualquiera; pero sobre todo… lleguemos al Monumento a la Revolución, restaurado y que insisten campamentos en ensuciar ¡Y con lo que nos cuesta de impuestos restaurar!

Paremos...vamos después hacia el Reloj Chino y un café enfrente... el mítico café La Habana; pero antes a la Capilla Sixtina, traída desde Italia, lo que les compartiré en la siguiente entrega...