La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

Santa Rosalía...Yacimiento Cultural

Por: Sandra Ricco 

 


Una cultura Eiffel que promete la aventura de desplazarse desde Los Cabos por carretera Transpeninsular 75...

Un viaje color azul celeste, viento multicolor y la brisa del mar más osado de México.



Son  como 1600 kilómetros sobre el Golfo de California, vamos a donde alguna vez hubo cobre, y se transportaba por barco desde el Puerto que aún  está activo, a Guaymas Sonora a 100 km. entre 1868 y 1973, cuando se estableció la mina de concesión francesa y luego del gobierno mexicano hasta que se extinguió el yacimiento.

Concesión otorgada por el entonces presidente Porfirio Díaz.


Porque fue durante el siglo XIX que México recibió una profunda influencia francesa, en arquitectura, gastronomía y cultura.

En 1701 el jesuita Juan Marie de Salvatierra explora la región y funda la Misión de Santa Rosalía cerca de Mulegé (60) km. Al mismo tiempo arriva la influencia religiosa marista de origen francés.

Uno de esos legados es el templo o Misión de Santa Bárbara diseñada en 1884 por Gustavo Eiffel, quien construyó la famosa Torre Eiffel, quien la expone en 1889 en la Expo Universal de París, ganando un premio a la más moderna por ser "desmontable", de forma particular y excéntrica para la época.

Cuenta la leyenda que el genio de Eiffel visitó como tantos otros la península de California, estableciendo contacto y amistad con los socios de la mina entonces francesa, quien adquiere el templo y lo traslada en un barco vela desde Francia, llegando en 1896 a Santa Rosalía, embelleciendo el poblado. Vanguardista el diseño desarmable en hierro galvanizado y simplicidad causa aún gran curiosidad a arquitectos del mundo entero.

Pues de forma particular y algunos intelectuales en Francia de todas las latitudes afirman Eiffel la diseñó especialmente para la próspera Santa Rosalía de entonces, especial para su clima y mar, especial para la Mesa Francesa de la Mesa Mexicana, como se llamó y aún se conoce.

Por el trazo urbano... separado por un arroyo que desemboca en el Golfo de California y divide ambos barrios donde habitaban los mineros, aún existen locomotoras de vapor exhibidas por el lugar.

Es desde aquí donde viaja también la producción agrícola y ganadera de Ciudad Constitución que se valora de alta calidad o gourmet.

Travesía que huele a dorado, pez vela, pan y tradición, a un mestizaje único.

Bello entre los pueblos mexicanos este poblado de estilo francés, nace entorno al yacimiento de cobre, la empresa El Boleo; crea casas, escuelas iglesias y un hotel para sus trabajadores, muchos de los cuales eran yanquis y guaycuras, y se asentaron aquí hasta los setentas, cuando se extinguió la prosperidad.

Aún es posible apreciar la belleza de la cultura mestiza en sus casas de madera y color en algunas de sus calles, y estructura digna de preservar para la cultura universal.

Sello del Eiffel es también el trazo de las oficinas de la antigua mina, y el actual edificio del museo prefabricado, el hotel y el Palacio Municipal.

Un viaje por México de cultura franca, un yacimiento no de cobre, de cultura mágica sobre el mar. Soins et beauté.