La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

Arezzo, Italia

Sandra Ricco





“Tras el vivir y soñar
está lo que más importa: despertar”
Antonio Machado

Estamos en cuarentena, donde lo que cuenta es la resiliencia.

Hoy vamos a recorrer una provincia italiana digna de merecer.

Arezzo es parte del dominio cultural florentino, se encuentra a solo 75 km de Florencia, Italia y tiene una superficie terrenal de 386 km2 en la región de la Toscana.

Imperdible… Porque la visionaria película La Vida es Bella fue filmada es este sitio de canteras medievales recogidas quizá, en el puente Buriano que hay que visitar.

Es ahí donde se encuentra la valiosa reserva natural de Penna.

Llegamos a la Piazza Grande, directamente donde la única cafetería art deco nos esperaba para un manjar de culinaria campestre y de carne a la Toscana, si, la sellada a la parrilla, y ¿de postre mamá? Budines a la vainilla.

La tierra de Arezzo es fértil, de clima fogoso. A estas alturas el obvio.

La belleza de su paisaje que empieza a secarse da testimonio de ello, pero durante octubre, otra fecha ideal para visitarla, sus colores rojizos muestran la preparación para la siguiente vendimia.

Durante el verano, el paisaje ofrece al turismo tonos verdes y campos de trigo, la oportunidad de ver mansiones culturales y villas de piedra de todos tamaños y niveles socioeconómicos a lo largo del camino, porque existen ¡hasta castillos! hechos hoteles que se pueden visitar en su mayoría, muchos de ellos se rentan por temporadas sobre todo en verano y es posible hacer vida tipo comuna.

Es ahora, cuando se celebra(ba) en pleno abril la feria de los anticuarios de Arezzo, toda una institución que se respeta, las fundaciones culturales también son un legado y contribuyen a que la cultura no decaiga, porque entre menos ignorancia, menos violencia ¿qué no?

Si. Y en Italia los empresarios iluminados lo saben e invierten en patrocinar proyectos culturales y a emprendedores.

Visitar los frescos de San Francisco son una opción más espiritual que la de la Catedral. Michelangelo y Petrarca, artistas nativos del pueblo los celebraban.

Estamos en una increíble maqueta hecha ciudad, que fue bastión de defensa desde el siglo IX a.C aún después de la caída del Imperio. Fue hasta después del año mil que volvió a ser importante, y en esta región la importancia empieza a medirse a través de la cultura, por lo que recobró su posición rivalizando incluso con Sienna.

Me dice al oído el clero: No hay que olvidar las fiestas mayores que son el 7 de agosto. Si… si... ahí estaremos pendientes de sus encuentros.

La mejor forma de recorrer la Toscana, desde su capital Florencia, es en auto aunque su sistema de trenes no está nada mal, sentir el viento y poder de-tenerse a capturar en una foto los caminos de campo y tejas es un gran placer porque vivir la experiencia es el mejor recuerdo a llevar.

Extraordinario escenario: las ruinas del Museo Arqueológico de Gaio Clinio dan cuenta de Arezzo durante su periodo etrusco; así como la Plaza de San Niccolo, donde recientemente se hallaron vestigios de vida etrusca.

Dice la leyenda que a causa de los destrozos que sufrió la preciosa ciudad en la segunda guerra mundial, las antiguas y estrechas callejuelas fueron sustituidas por avenidas más grandes, aún así su plaza principal sigue albergando la mayoría de los lugares de interés.

¡Parte de su legado religioso está por todas partes! En las iglesias y cúpulas artísticas, muchas convertidas en galerías y museos de arte, por lo que parte de su cultura es conocerlos.

Visitar la iglesia de San Francisco venerada por la obra de Piero de la Francesca, de estilo renacentista llamada los Frescos de San Francisco, donde los trazos son considerados una de las obras maestras, de la pintura renacentista, que muestra pasajes bíblicos de una belleza extraordinaria, y muestra la historia de la Cruz.

Quizá otro mito.

Otro lugar que alberga una cruz del siglo XII creada por Cimabue para los religiosos está en la iglesia de Santa María.

El código telefónico de Arezzo es perfecto, 0575 si quieres llamar a preguntar por más paseos.

Y de regreso… Recorrer la Plaza Grande, donde relajarse en cualquiera de sus escaleras de piedra o plazuela es posible, o refrescarse en el antiguo e interesante café de la plaza principal, cuando se pueda regresar, siempre hay alguna sombrita donde descansar, o de plano, ir a la reserva natural, o al parque situado en el monte Lignano, este que ofrece la tranquilidad para una siesta o el relax; al igual que su reserva natural Ponte Buriano.

Arezzo ha sido una de las ciudades más ricas de Italia. Su industria principal es la elaboración de joyería de oro, aun así, sus alegres habitantes con el trabajo de sus manos como el servicio al turismo y artesanías de barro, o los mercadillos de comida y artesanía, se esfuerzan día con día para mejorarlo y conservarlo. Hoy apenas empiezan a reabrir por el COVID19.

El ambiente provinciano tan agradable es porque la ciudad todavía, según los propios italianos, no ha sido descubierta por el turismo internacional.

Por ello tiene ventajas como encontrar, todavía, algunos restaurantes con precios "accesibles" algo a tomar en cuenta considerando que Italia en general es caro, por lo que hay que llevar ¡itacate! desde la mañana o comprar en una de sus tienditas deliciosas las famosas pizzelle y parar en uno de sus campos o plazas a disfrutar. Comprar a domicilio lo que hoy hay.

Su cocina, como la región de Toscana en cada ciudad, se enriquece y va impregnado el trayecto de diferentes ingredientes, como el tomate, ravioles recién hechos de queso ricota y asados de la casa que a lo lejos se respira…

Hogar del poeta Francisco Petrarca, la Casa Di Vasari que hoy es galería de arte merece la pena alguna vez ser visitada.

Contrastantes resultan las ventas de bodega o los outlets de ropa por la Toscana que ofrecen descuentos como Gucci. Interesante ver el orgullo y apoyo a los creadores de marcas todos ellos italianos aún ¡en plena campiña! más aún en cuarentena siguen creando. Futureando. No faltan los señalamientos para llegar y de ¡llévelo barato! En pleno campo.

En medio de la montaña, te invito a Arezzo también vía on line con un vi-deo, porque es un viaje para conocer la esencia italiana, e insisto, una oportunidad para conocer la felicidad posible, aunque sea en cine viendo "La vida es bella” en plena cuarentena.