La revista electrónica de Los Cabos
      La revista electrónica de Los Cabos

Messina, Sicilia

Sandra Ricco





En el anfiteatro se escucha la ópera “Tosca” de Puccini. Los cubrebocas de los asistentes nos muestran la realidad en el aria donde las ilusiones son destrozadas por la realidad latente de la crueldad.

Nos encontramos con en la Región de Messina, en Sicilia Italia.

Cuenta la leyenda que en sus inicios esta población fue destruida por no rendir tributo a su Dios Poseidón, que se transformó en Neptuno.

Un arco de piedra es la puerta de entrada a su fortaleza creada por los griegos en el siglo 700 a. C y a la caída del imperio Romano, fue Capital de la Sicilia Bizantina hasta 906 cuando la ocuparon los árabes, quienes la destruyeron.

Eso nos recuerda su espíritu.

Ubicada en la Isla de Sicilia, Taormina se extiende por el monte llamado Tauro a 210 metros de altitud justo enfrente del volcán Etna.

El amanecer es muy silencioso…

Luego, los murmullos de los turistas que van llegando demuestran que quienes habitan esta localidad, dándole sustento son ellos, los protagonistas todo el día.

Sobre la carretera estrecha que es una ventana, los acantilados sobre el mar dando paso a las playas.

Los miradores están dispuestos, seguros y limpios, para poder detenerse y hacerse la foto, disfrutar el momento, que luego será el bello recuerdo.

Este pueblo se encuentra enclavado en la cordillera de los montes peloritanos a descubrir…

Las amplias casonas que están fuera del pueblo original están montadas sobre las montañas, una master class de arquitectura bien lograda que no nos vendría mal.

Las casas antiguas fueron labradas en cantera, algunas con azulejos que portan imágenes religiosas, y coloridas, casi infantiles por puras.

Sitio amurallado con su plaza grande, sus muros de colores tierra proyectan su pasado accidentado , que logro sobrevivir, a los embates de cada siglo. Evolucionado.

La calle principal lleva directo al Teatro Romano, del siglo III a. C, esté es un tesoro arqueológico de Italia, que atrae a miles de turistas cada año.

Coloso desde donde se ve desde lo alto y al fondo el volcán, y espectaculares vistas al mar, desde donde es posible preguntarse como pudo el hombre construir a esta altitud esta obra inmensa?

Solo el cielo puede darnos esa respuesta.

Rodear, andando las ruinas permite dar un paseo espacial sobre el mar que rodea la población.

En Taormina la vida es sencilla. Como sus construcciones, que son elegantes, y dejan ver el paso del tiempo sin esconder su edad. Está es su identidad.

Hace Calor…

Observar la Verde Vegetación, como nopales y buganvilias que abundan, me refresca, y me recuerdan mi hogar.

La Iglesia local recibe sobre un paseo entre columnas, y es un templo Marista levantado en cantera blanca y lisa. Pareciera que sus vigas de madera sin mayores artilugios sostiene la construcción.

Las escalinatas se distribuyen estratégicamente entre sus calles centrales, como un laberinto que te lleva -si te arriesgas- a lugares mas amigables de gente local que disfruta de su abundante oferta de comida.

Alrededor veo Portones decorados en colores o pintados a mano de flores, y son una apuesta artística muy original que resalta entre la sobriedad de sus muros de piedra, parecidos al rancho de mis abuelos.

Las terrazas lucen árboles y plantas en macetones de barro, con enredaderas que logran bajar hasta las callejuelas por donde desfila el turismo, haciendo sus compras de postales, dulces, sombreros y platos con soles diversos y coloridos.

Sus cerámicas tienen tonos azules mezclados, y hacen honor a la mujer italiana.

Las motos son el transporte ideal para sus callejuelas angostas, y Nos guían al Mama Rossa a probar la pizza a base de mariscos de temporada, prueben y ya me dirán.

Los títeres guerreros con espadas son una artesanía muy original de Taormina, llevan su escudo y espada, siempre listos para atacar. Jugando.

Algunos vestigios medievales en sus ventanas y arabescos nos recuerdan al pasar su historia entre la guerra y la paz.

Las boutiques pequeñas de ropa aun son tradición, y dan empleo a italianos con vocación.

La pesca del día esta a la vista en los restaurantes y terrazas, eliges los ingredientes y ya está.

Algunas de sus calles adornadas con flores están situadas como tendederos, una belleza artesanal.

Resaltan sus decoraciones las frutas y las flores por toda la localidad, los cítricos son una delicia en Sicilia.

Los mini “markets" son tiendas de conveniencia, que en Taormina no existen, se observa economía local, como debe ser en pequeñas poblaciones.

Edificios enclavados en cuchillas son un atractivo para los arquitectos más osados.

Las Galerías de arte abren al atardecer y cuentan entre sus extravagancias, con tiendas de antigüedades muy bien dotadas.

Sus dulcerías ofrecen Vino de almendra y diferentes especias, las mermeladas son toda una ciencia.

Pocas esculturas humanas se observan al andar, eso es sobriedad, las terrazas aun no se ven llenas, como antes.

La playas es posible disfrutar bajando por teleférico, son aun limpias, y algo rocosas.

Dramáticas.

Nos invitan a mi cumpleaños: Vienen las fiestas mayores el 15 de agosto.

Es en el verano cuando la casa de cultura de Taormina realiza diferentes eventos, hoy virtuales como teatro, música, el Film Festival y eventos de música que se extienden hasta octubre. Pura alegría.

La temperatura se siente ya a 33 grados centígrados, como en gran parte del mundo, mas allá de estaciones, que al parecer pronto desaparecerán.

Ven, vamos a Taormina, porque ya viene el 15 de agosto cuando se celebran las fiestas mayores de este pueblo blanco, tan representativo de la idiosincrasia más pura Italiana.

Ciao Italia!